Tratamientos

Masaje con ventosas

Ventosas Articulo

En las culturas aborígenes y también en la actualidad, la ventosa se emplea con el fin de extraer el mal del interior del cuerpo. En la mayoría de ocasiones este mal es invisible y traslúcido como el propio aire, de ahí que, tanto en España como en Latinoamérica o África, se emplee con el fin de curar ‘un mal aire’ o ‘golpe de aire’, es decir, contra el ataque de algo sutil que ha penetrado en nosotros y nos hace daño.

La ventosa deslizante que empleamos en el masaje no deja moratones, ya que su objetivo es el de movilizar los fluidos orgánicos (linfa y sangre), provocando una hiperemia activa que es muy útil en los procesos celulíticos jóvenes, en la primera y segunda etapa de la celulitis, que acontece antes de los 30 años, conocida como celulitis compacta y blanda. El masaje también permite actuar en la prevención del síndrome premenstrual (S.P.M.), en el estreñimiento por atonía, sobre el sistema nervioso relajándolo o estimulándolo, sobre la ausencia de menstruación no justificada y sobre toda una serie de trastornos propios de la mujer.